lunes, 22 de agosto de 2005

Historias de patio

En Yeste hay luna llena.
Ana se acaba de dormir sobre mí en la hamaca del patio,
seguramente aún le estará dando vueltas
a lo que le conté de Caperucita
o de las brujas buena y mala,
quien sabe si a la historia del sapo que vimos en el río.
Ella cree que yo soy Dios y
yo pienso que Ana lo es
pero no puedo convencerla.

2 comentarios:

Jossuex dijo...

Te estás poniendo muy blando.

Los estereotipos nos marcan,
y pensamos que lo que dicen los demás somos,
después de estar solos,
nos damos cuenta que en verdad seremos lo que deseemos
y no lo que nos digan las voces
que a veces escuchamos.

Jossuex dijo...

Ana crece,
se hace mayor
y su padre la mece
con alegría y locura
en la estrellada habitación.

Ana sabe y pregunta,
Ful responde con humor,
cuenta sus saberes y proezas
y Ana observa y piensa,
sí, seguro, este es Dios.