lunes, 11 de julio de 2005

San Fermín

Pamplona, siete de julio, unos señores corriendo delante de unos toros bravos de quinientos quilitos, ¿y en dónde está aquí la gracia? pues en ser idiota (abucheos)

Para ser idiota lo que tienes que hacer es intentar por todos los medios que el torito te meta uno de sus cuernos, o los dos (en esto los entendidos no se ponen de acuerdo) por la pared intestinal y extirparte sin anestesia unos cinco o seis metros de intestino delgado y arrastrarlo por el adoquinado evitando que lo pise algún mozo alocado, por que eso si que duele, a quién no le han pisado alguna vez el intestino delgado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dennis Rodman ha estado en los San Fermines. Ha criticado que más que la fiesta de los toros parece una de borrachos. Ha expresado su malestar por esto y estoy de acuerdo con ello.
Las fiestas tradicionales se están conviertiendo en un lugar donde la gente para divertirse tiene que engullir 4 o 5 litros de vino, 5 o 6 de cerveza, 3 o 4 gintonis y algún cubata para no dejar mal sabor de boca.
Algunos aderezan esta mezcla con sustancias estupefacientes, es decir cannabis, coca, SLD, ADSL y un montón de mierdas más.
En vez de disfrutar de los eventos, la mayoría lo único que recuerda o quiere recordar es con que tia/tio se enrolló o quien ganó bebiendo.
Cada día se pierde más la tradición en pos del consumo y del exceso.
Recuerdo la última vez que fuí a un desfile de moros y cristianos en Caravaca. La mitad de los que desfilaron portaban un gintonic en una mano y un cigarro o "similar" en la otra. ¡deprimente!

jdm dijo...

Que fuerte, simplemente pensarlo ya dueleeee