jueves, 8 de diciembre de 2005

No sé si soy de los míos

El salón de la casa de mi amigo Jossuex es un espacio que da cabida a las grandes inquietudes sociopolíticas y culturales de nuestro tiempo. Espinardo no tiene nada que envidiar a la Praga revolucionaria o al París de la revuelta existencialista. Posiblemente que viva en un tercero sin ascensor te obliga a purificarte físicamente como un Vía Crucis, se sabe que en el yoga la respiración es importante pero aquí se convierte en fundamental. Como si una pirámide azteca fuera, llegar al timbre te convierte en persona privilegiada. Los asiduos aceptamos con resignación que la luz se apague siempre antes de encarar los últimos peldaños y oímos con serenidad los signos de angustia que muestran los recién llegados ("dale, que me mato, ostias") (Continuará)

3 comentarios:

Jossuex dijo...

jejeje, muy bueno, continua este artículo.

Anónimo dijo...

COMO OSTIAS HACEIS ESTO Y LUEGO OS QUEDA TIEMPO PARA TRABAJAR

KONESA dijo...

ES BUENO Y ESO QUE YO FUI FUMADOR ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO Y EN CONTRA DE ESTAS LEYES PSEUDOPROGRES.